“…[L]es anuncié que debían arrepentirse y volverse a Dios”. – Hechos 26:20

“No hay peor ciego que el que no quiere ver.” – Proverbio callejero

No sé cuál fue la experiencia de educación que viviste en tu casa y si tienes hijos, de qué manera los has educado o los estás educando. En mi caso, mi madre fue la que nos educó, éramos 9 en total y sólo recuerdo que no éramos muy obedientes, sabíamos que a la quinta vez de llamarnos venía el castigo, así que aprendimos a obedecer a la cuarta – muy astutos ¿verdad?

Cuando se llegó el momento de tener los míos, no sabía cómo hacerlo bien, pero mi esposa si, gracias a Dios, así que dejé mi “orgullo machista” a un lado y me puse a tomar clases de cómo ser un buen papá, para cuando nació mi primer hijo, yo tenía mejor idea del asunto y gracias a Dios pudimos hacerlo bien entre ambos.

Aunque el tema que te menciono es sobre la educación, es sólo para comentarte que vale la pena pedir a Dios que nos ayude a identificar algunas de nuestras actitudes que podrían estar echando a perder algunas relaciones importantes, y tomar la decisión de arrepentirnos ante él y empezar a hacer cambios para que poco a poco nuestra vida se vaya pareciendo a la de Jesús en todo lo que hagamos.

Señor Jesús, gracias por perdonar mis pecados y darme la oportunidad de cambiar mi vida para bien. Amen

Pastor Beto Alzate